Cómo conectarse a redes Wi-Fi públicas de manera segura

¿Conoces los riesgos asociados a las redes Wi-Fi públicas? Conoce cuáles son y cómo prevenirlos

La llegada del Wi-Fi a los lugares públicos marcó un antes y un después en el día a día de los usuarios interconectados, ya que permitió aprovechar el servicio de Internet en donde nos encontremos.

Si nos detenemos unos minutos a pensar en qué tan seguras son estas conexiones, rápidamente se encontrarán varios motivos para dar una respuesta negativa.

Alguno de los riesgos al utilizar redes Wi-Fi públicas pueden ser:

  • Ser víctima de un ataque “Man in the Middle”: Estos ataques, que traducido sería “hombre en el medio”, están asociados con las conexiones a redes Wi-Fi públicas que pueden estar relacionados con la presencia de un intermediario entre la víctima y el sitio que ésta visita, pudiendo el cibercriminal acceder a los datos mientras viajan. Son ataques altamente efectivos, ya que son muy difíciles de detectar, dado que la información es interceptada a mitad de camino cuando viaja entre el dispositivo de usuario y el router, sin que sea percibido.
  • Robo de datos personales, información confidencial y/o credenciales: Si la red Wi-Fi a la que nos conectamos no es lo suficientemente segura, los datos guardados en la computadora o teléfono (archivos personales o contraseñas) pueden quedar expuestos al robo. Por ejemplo, si un criminal se aprovecha de la falta de mecanismos de seguridad en una red Wi-Fí pública podría interceptar el tráfico mediante un ataque Man in the Middle. Esto podría tener consecuencias aún peores si nos conectamos a esta red desde un equipo de trabajo, donde probablemente haya información confidencial.
  • Cuidado al realizar una transacción en línea: Son muchos los usuarios que siguen realizando compras y transferencias online o ingresando a Homebanking conectados a la red Wi-Fi libres o de uso público. Sin importar desde qué dispositivos nos conectemos, el uso de una red pública siempre representará un riesgo para realizar cualquier acción que involucre algún dato privado.
  • Falsos puntos de acceso se presentan como redes sin clave: Cada vez es más común encontrarnos con redes Wi-Fi en lugares públicos sin ningún tipo de seguridad. Si se trata de un café, por ejemplo, es normal ver que el nombre del lugar figura también como nombre una red y que ésta no tuviera clave alguna.
  • Router vulnerado: Así como los computadores y smartphones pueden infectarse, también existen vulnerabilidades presentes en otros dispositivos conectados, como los routers. Tal vez el ataque se trate de un simple secuestro del ancho de banda, o podría incluso escalar hasta convertir a los dispositivos infectados en partes de una botnet. La realidad es que, sin una mínima protección básica, como la modificación de la contraseña predeterminada, el router puede convertirse en la puerta de entrada para que un atacante logre acceder a cualquier dispositivo que esté conectado a él.
Ahora que conocimos algunos riesgos al usar redes libres o públicas, vamos a ver algunas recomendaciones para conectarse a redes Wi-Fi públicas de manera segura:

1. Mantén tu solución de seguridad actualizada y su sistema operativo

Tener una solución antivirus instalada en tus dispositivos, tanto laptops como móviles, es el primer paso para estar seguro. Una vez que cuentas con ella, asegúrate de tener siempre la última versión del producto descargada, garantizando así que todas sus funcionalidades estén al día y listas para evitar el ingreso de aplicaciones potencialmente no deseadas.

Por otro lado, cabe destacar la importancia de contar con un único software antivirus instalado en tus equipos. ¿Por qué? Antes que nada, al contar con funcionalidades similares, ejecutar más de una solución podría provocar que entren en conflicto y se anulen mutuamente, dejando tu dispositivo expuesto. Por otro lado, al realizar las exploraciones automáticas consumirán muchos recursos y el equipo sufrirá una merma en su rendimiento.

Además de tu solución antivirus, recuerda mantener siempre actualizado tu Sistema Operativo y las aplicaciones del sistema, aplicando los parches de seguridad que lanzan los fabricantes y protegiendo, entonces sí, tu laptop y dispositivo móvil.

2. Cuida las acciones que realizas desde estas conexiones

Si decides conectarte a una red Wi-Fi pública, es aconsejable usar Internet para visitar sitios que no requieran credenciales ni información personal, como portales o diarios. Además, podrías querer deshabilitar todos los servicios de homebanking, cuentas de correo electrónico, redes sociales y demás aplicaciones que requieran usuario y contraseña para establecer la conexión.

Si efectivamente te encuentras fuera del alcance de una red de confianza y necesitas acceder a servicios como el Homebanking o el correo, considera utilizar tus datos móviles si es que tienes esa posibilidad. Si se trata del equipo que utilizas para trabajar, hacer uso de una VPN y mantener tu información cifrada.

3. Ingresa a sitios web que utilicen protocolo HTTPS

El protocolo HTTPS garantiza que la información transmitida entre la computadora del usuario y el sitio web sea cifrada en su transmisión. Motivo suficiente para utilizarlo.

Y dado que en dispositivos móviles y/o tablets ejecutamos prácticamente las mismas acciones que desde cualquier computador de escritorio o laptop, es importante conocer si al ingresar a un sitio web éste utiliza el protocolo seguro de navegación.

4. Configura tu dispositivo para que pregunte antes de conectarse

Para evitar que la conexión sea automática y evitar posibles riesgos, recuerda configurar tu dispositivo para que pregunte si quieres conectarte a la red del sitio en el que estás cada vez que lo visites.

Una vez que cuentes con tu solución de seguridad instalada, tu Sistema Operativo actualizado, tus servicios críticos deshabilitados y que hayas consultado con el lugar si su red es la que dice ser, estarás en condiciones de decidir si efectivamente quieres establecer esa conexión.

5. Utiliza Doble Factor de Autenticación

Por supuesto, nunca está de más tener una capa extra de seguridad como la que aporta el doble factor de autenticación. La mayoría de los servicios que utilizamos día a día cuentan con la posibilidad de configurar el ingreso al sitio para que luego de colocar la contraseña debas confirmar que eres tú al ingresar un código adicional que será enviado a tu teléfono a través de un SMS, un correo, una app o una llamada.

La tecnología inalámbrica facilita y agiliza nuestra vida cotidiana, pero lamentablemente su popularidad viene acompañada de riesgos, a los que hay que estar atento para ser capaces de prevenirlos, aplicando las medidas de seguridad adecuadas, protegiendo nuestra información y garantizando nuestro disfrute de la tecnología de la manera más segura.

El tener una protección técnica es prioritario, por ello en ZMA contamos con las mejores soluciones de ESET, puedes ingresar a nuestra web y descargar de forma gratuita la opción que mejor se adapte a ti, con 30 días de prueba www.zma.la

Fuente WEB: www.welivesecurity.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s